Escucha «MN ataca de nuevo», el experimental y enigmático disco de Mike Norris

Fecha

El proyecto de Jaime Laso, multiinstrumentista chileno y miembro fundador de Shogún, vuelve con nuevo material.

Mike Norris (Jaime Laso) hace caso omiso de los números en el calendario y se enfrasca en el desarrollo de una propuesta anacrónica. Sin apuros, el músico dejó pasar 15 años desde su primera publicación hasta tener algo que decir nuevamente. Con este álbum, Laso no planea tocar en vivo ni tampoco ansía mostrarse, aunque sí está dispuesto a compartir sus experiencias como veterano del indie, abogado de día y cantautor escapista en su tiempo libre, con una visión aterrizada de lo que supone el oficio musical en nuestro país y decenas de anécdotas que contar.

«MN ataca de nuevo» no se parece a nada que suene en la radio, que toquen otros músicos nacionales o que forme parte del acervo popular. Es un disco que existe en su propio contexto, incubado en la mente de Laso como un artefacto de asumida naturaleza atípica y sin el impostado deseo de encajar. Mike Norris persigue su propia estética, transitando por lugares que, si bien no convencionales, igualmente invitan al oyente curioso y busquilla a permanecer atento y ser parte activa del nuevo ataque de un artista que, al estar liberado de amarras contractuales, solamente publica música cuando siente una verdadera urgencia creativa.

Un poco de historia
Aunque no es un nombre tan familiar, Jaime Laso ha sido testigo y partícipe de los comienzos de todo lo que ahora entendemos como escena independiente en Santiago de Chile. Dada su participación en Shogún en calidad de miembro fundador, el multiinstrumentista estuvo presente en la zona cero del circuito actual, desde donde emergieron nombres ahora canónicos para el pop chileno.

Durante los 90, Laso fue parte del sello indie Luna, que recogía el cancionero más oscuro de la época, y también trabajó con nombres fuertemente asociados a esa era musical como Hombre de la Atlántida o Esqueleto.

Moviéndose siempre en los márgenes, Laso adoptó el seudónimo Mike Norris para darle cauce a sus ideas como solista y el año 2005 debutó con un disco homónimo del que prácticamente no hay rastros online, un material escasamente difundido que tras su aspecto críptico (una portada amarilla con el nombre del proyecto mecanografiado en la parte superior y todas las canciones tituladas son símbolos en vez de palabras) esconde ideas que aún esperan ser descubiertas, sin haber envejecido jamás porque nunca respondieron a los parámetros del momento.

Más
artículos