Las deudas que salda Lollapalooza 2019

Fecha

Todos los años faltan nombres, nunca un line-up nos va a dejar 100% conformes, pero tras 8 versiones de Lollapalooza en Chile, ya nos parecía inconcebible que dos nombres tan importantes e influyentes para la escena local, bandas que acumulan alrededor de 30 años de trayectoria, siguieran quedando al margen. Los motivos los desconocemos, pero más vale tarde que nunca y hoy saltamos de alegría al saber La Floripondio y los Fiskales Ad-Hok por fin dirán presente en la fiesta anual del Parque O’Higgins.

La Floripondio es rock, es ska, es reggae, es cumbia, es delirio y esquizofrenia musical, oriundos de Villa Alemana, la banda liderada por Aldo «El Macha» Asenjo (Chico Trujillo, El Bloque Depresivo), cuenta con una nutrida discografía y una serie de hits que son parte del cancionero nacional como Fumen Bueno, Bailando como mono o Dime Que Pasa!, entre muchas, muchas otras.

En currículum no se quedan atrás, desde 1991 han editado 9 producciones entre demos, discos y registros en vivo, además de acumular cientos de miles de kilómetros de giras por Europa. Así es como se convirtieron en una de las agrupaciones más experimentadas de la escena local, sobre todo en lo que se refiere a festivales de alta convocatoria, donde la potencia de su espectáculo no deja a nadie indiferente.

Pero qué sería la música sin un potente mensaje detrás, algo que «La Flori» bien sabe entregar, con canciones de corte político, social y reivindicaciones al pueblo mapuche. En esta línea destacamos «Matar Al Presidente», «Fiebre Sudamerikan Style», «Titikaka», «Mapurbe», entre muchas otras que rescatan esa esencia punk que los caracteriza y que los identifica con su público.

Como ya mencionamos, la potencia y el delirio musical son parte de cada show de La Floripondio y para que vayan calentando motores de cara a como harán temblar el Parque O’Higgins el domingo 31, los invitamos a revisar lo que fue su paso por el Festival Rockódromo 2018.

Por la vereda del punk duro y contestatario, llegan los Fiskales Ad-Hok, una banda que a estas alturas no necesita justificar su presencia en ninguno de los escenarios del país, por trayectoria, influencia, potencia en vivo y mensaje coherente, directo y sin filtro, son el invitado que todos los festivales de Chile deberían tener al menos una vez en su line-up.

Surgen desde la resistencia política a mediados de los ochenta y con la bandera de la autogestión como principal emblema, han construido una carrera que los hizo crecer desde el underground hasta la masificación nacional, aunque siempre lejos del glamour y las luces de una industria que se incomoda con aquellos que dicen las cosas de frente y sin filtro.

Canciones como «No Estar Aquí», «Lindo Momento», «El Circo», «El Condor», «Borracho» o el cover de Dúo Dinámico, «Resistiré», son considerados clásicos de un repertorio que se caracteriza por ser ácido, odioso, desenfrenado, directo y cantado con mucha, pero mucha rabia. Tanta, que a través de los años han sabido mantener vigente un mensaje de denuncia hacia la clase política que no supo traer la alegría prometida post-dictadura.

Así está reflejado en su más reciente single, «El Canto», estrenado hace pocas semanas con un videolyric en Youtube que incluye lengua de señas, algo inédito en las producciones audiovisuales nacionales. La letra, potente y directa, como siempre, haciendo alusión al individualismo exacerbado que vivimos en el Chile de hoy, donde la sociedad se ha degradado a partir del consumismo y la poca conciencia que tenemos por el otro.

Tal vez lo más atractivo de su paso por Lollapalooza 2019 sea, justamente, ver las reacciones de una audiencia que no suele buscar este tipo de espectáculos, en que te restriegan verdades incómodas en la cara. El punk en Chile no ha muerto, porque Fiskales Ad-Hok lo ha reinventado una y otra vez a través de sus canciones y con ese espíritu, es que dejarán bien clavada la bandera del underground nacional en los escenarios del festival más mainstream que se realiza en el país.

La Floripondio y Fiskales Ad Hok llegan a Lollapalooza 2019 el domingo 31 de marzo para aportar una cuota de contenido crítico, social, político y contestatario, van a quitarle la inocencia al Festival del Parque O’Higgins, el que por fin salda una deuda con dos bandas emblemáticas de la escena local, cuya música siempre necesitará de más y mejores espacios de promoción.

Más
artículos